QUÉ COSAS LLEVAR EN UNA CAMINATA POR LOS SENDEROS SERRANOS
Columnistas

INTRODUCCIÓN

 

Si el recorrido requiere menos de tres horas entre ida y vuelta, es probable que cualquier error de planificación quede disimulado por la brevedad del incidente y solo permanecerá como un mal recuerdo a tener en cuenta la próxima vez.

Muy distinto es el caso de una caminata de mayor exigencia que abarque desde las primeras horas de la mañana hasta el fin de la tarde. A esa segunda situación va este artículo que no tiene pretensión de ser una referencia turística, educativa o técnica, solo se trata de brindar una serie de TIPs basados en la experiencia personal. La idea es -también, porqué no- que puedas tener una caminata agradable de ida y vuelta de todo un día sin gastar en equipamiento de montaña.

Así que, para empezar, el día anterior al trekking hagamos un listado con todo lo que vamos a llevar, ¡compremos todo lo que haga falta!, es muy útil también dejar a la vista un cartelito para no olvidarnos lo que cargaremos a último momento, por ejemplo “¡Ojo! sánguche, frutas y agua en heladera”.

Si vas a ir en grupo, la noche anterior hagan un esfuerzo para no acostarse muy tarde: Es horrible arrancar con sueño (peor con resaca) a la primera hora de la mañana.

 

ROPA PARA CAMINATAS

 -Lo más importante, zapatillas cómodas, acordonadas, que afirmen bien el pie “que no se chancleteen”, que tengan base de goma con buen dibujo, que no patinen en la piedra.

No es necesario que sean “de marca” y también recomiendo los zapatos de seguridad que se venden en locales de ropa de trabajo (los más livianos, sin puntera de acero).

Es otra obviedad decirlo, pero las zapatillas son la base de una buena caminata. Recuerdo, hace muchos años, a un hombre que ya había llegado al segundo descanso del Uritorco ¡con mocasines de suela!

Sombrero o gorra que proteja del sol. Cubre más el ala del sombrero que la gorrita con visera porque en los senderos se cambia de dirección muchas veces, y el sol ataca desde diferentes ángulos.

-Para avanzar entre piedras y ramas espinosas conviene llevar pantalón largo, eso evita raspones, además -por algún motivo- a los tábanos les encanta picar en la parte baja de las piernas ¡penetran las medias! No ocupa lugar llevar un short o bermuda en la mochila por si luego queremos andar más frescos.

-Un palo de trekking (o de escoba, o una rama de +/-1,5 m) suele dar seguridad a la marcha y se llega más descansado. La excepción son algunos jóvenes con agilidad o deportistas entrenados y más aún los niños que tienen un natural sentido del equilibrio para moverse en la sierra.

 

COSAS A CARGAR EN LA MOCHILA

 Por empezar, para una caminata de ida y regreso dentro de un día es imprescindible llevar una mochila para tener las manos libres, las que serán útiles para apoyarse en las piedras, agarrarse de las ramas o bien mantener la estabilidad corporal durante la marcha. Sirve incluso una pequeña mochila escolar. Revisar cierres y correas. Si es necesario reforzar con pegamento de contacto y costura. Hay quienes a falta de mochila la sustituyen con éxito por una bolsa de mercado a la espalda pasando los brazos por las manijas.

Consultar el pronóstico antes de poner cosas en la mochila. Eso modifica lo que llevaremos. Hay variaciones climáticas que pueden ser fuertes según el itinerario elegido y las horas del día.

El primer criterio es no llevar cosas de más, todo lo que no se use durante la marcha es algo pesado que se carga a la ida y a la vuelta. Ej.: No llevar la campera “por las dudas” si se anuncian 40ºC a la sombra.

Tampoco llevar cosas esenciales de menos, es triste sufrir hambre o sed en una caminata por culpa de nuestra propia imprevisión.

Consejos como éstos pueden parecer un penoso listado de obviedades, pero dejan de serlo cuando ya pasaron horas de internarnos en un sendero serrano alejado de todo y de pronto descubrimos que se nos acabó el agua. Y eso sucede más a menudo de lo que pensás.

 

ROPA

-Una muda de ropa de la parte de arriba para cambiarse, porque caminando varias horas al sol se transpira. Después de una larga marcha es bueno llegar a un río donde refrescarse y luego ponerse ropa limpia, es una experiencia reparadora.

-Dependiendo de la época del año varía la necesidad o no de llevar abrigos. Si está fresco o frío, una campera que corte el viento, un buzo polar, bufanda  y gorro de abrigo son una buena combinación.

-Cargar un par de alpargatas o zapatillas livianas adicionales por si se moja o rompe el calzado principal.

-Con el mismo criterio, llevar otro par de medias.

-Short, bermuda o malla.

-Capa de lluvia (Las hay muy livianas de nylon, como las que usan los trabajadores en la calle y motoqueros).

 

BEBIDA

Una caminata desde primeras horas de la mañana hasta fines de la tarde puede requerir 2 litros de agua por persona. Antes de salir averiguar si es posible repostar agua potable en alguna parte del recorrido. Se desaconseja llevar gaseosas que al calentarse tienen un gusto horrible. No llevar bebidas alcohólicas que causan sueño y cansancio.

TIP (¡tardé años en aprender esto!): Separar el agua en dos partes, llevar una botella de litro y medio y además una botellita de medio litro previamente congelada en el freezer. Esa botellita la pondremos en la misma bolsa donde guardemos los alimentos ¡y los conservará frescos hasta la hora del almuerzo!

Cuidar la hidratación, hacer pausas para tomar agua a lo largo del trayecto y beberla en pequeños sorbos.

COMIDA

Hay que hacerse a la idea de que en una salida de trekking se come liviano. Para matar la ansiedad por el camino puede llevarse en un bolsillo alguna granola, un mix de frutas secas, tal vez barras de cereal, galletitas, preferentemente alimentos livianos que den energía. Es mejor no cargar el estómago mientras se camina, para evitar náuseas.

A la hora del almuerzo alcanza con un sandwich de lo que cada uno guste, una porción de tarta, etc. y dos o tres frutas. TIP: ¡Los huevos duros aportan proteínas y las bananas potasio! No cargar bebida y comida en exceso, que todo suma peso en la mochila, además es desagradable regresar con alimentos olorosos que deben ser tirados porque estuvieron todo un día fuera de la heladera. ¡Después a la noche cuando volvés a la civilización comés todo lo que quieras!

OTROS ELEMENTOS IMPORTANTES

-Protector solar

-Repelente de insectos

-Servilletas y papel higiénico.

-Elementos básicos de botiquín y ¡TIP! una pincita de depilar por si te clavás una espina. ¡Otro TIP!: ¿Sabés con qué se desinfectan los raspones, golpes y pinchaduras de espinas en brazos y piernas? ¡Con el mismo rociador de alcohol que compraste para la pandemia!

-Dependiendo de los equipos electrónicos que usés llevar repuestos de pilas, baterías o power bank y carga de datos móviles ¡No te quedés sin celular en medio de la nada! TIP: ¡Asegurate de llevar todos los cables, conectores y accesorios!

-Un trozo de soga, hilo plástico, cinta de embalar o correas pueden servir para un arreglo de emergencia si se rompe una zapatilla o las correas de la mochila.

-Tijerita, alicate, cortaplumas.

-Anteojos de sol

-Mapa (en papel o virtual) y brújula (indispensables si no hiciste antes ese camino).

 

-MUY IMPORTANTE: No suma peso adicional. Llevar varias bolsitas vacías para guardar residuos y traerlos hasta poder dejarlos en un cesto. No tirar basura en los senderos, usar bolsas zip-lock para el papel higiénico. Conservemos la naturaleza tal como la encontramos.